Hasta los 8 años: juegos, ejercicios de psicomotricidad, ejercicios de coordinación y equilibrio, ejercicios de sentido del ritmo y del espacio.

Desde los 8 a los 12 años: ejercicios que contribuyan al crecimiento y desarrollo general, aumentando las actividades diarias y desarrollando las principales cualidades físicas (resistencia, fuerza y flexibilidad). Este período es muy bueno para aprender la técnica de los distintos deportes.

Entre los 12 y los 14 años: aumentar el entrenamiento de la técnica de cada movimiento deportivo y comenzar algún tipo de competición que mantenga la motivación a través del juego.

A partir de los 14 años: se debe comenzar el entrenamiento más especializado, aumentando los volúmenes de carga y entrenamiento en general.

Pirámide de la actividad física en la infancia

Dejar una respuesta