El papel de los padres en este aspecto es fundamental, por ello:

*Aunque los niños suelen ser activos por sí mismos, los padres tienen una importante responsabilidad.

*Deben tratar de reducir el número de horas de actividades sedentarias: como ver la TV, jugar con el ordenador y/o con los videojuegos.

*Los padres deben tratar de ser modelos de hábitos de vida saludables para sus hijos, llevando en este sentido una vida suficientemente activa en la que se incluyan actividades de ocio activo. Por último, es importante que las actividades que se propongan sean divertidas, ya que es determinante para el fomento de nuevas actividades físicas en los niños.

Deporte en la infancia

Dejar una respuesta