Te ofrecemos breves consejos sobre el comportamiento,  los modales de los niños y su vínculo con la alimentación.

Premios y castigos: Evita esta frase: “si no te acabas el plato te quedarás sin jugar”, ni siquiera “si no comes pescado no crecerás”. La comida no puede utilizarse como premio o como castigo. El niño debe entender que comer es necesario para si mismo, ya que en caso contrario, atribuirá a este acto un valor emocional y establecerá una mala relación con los alimentos.

Modales en la mesa: Todos los niños se ensucian cuando comen, es inevitable y se debe a que sus gestos y se debe a que sus gestos aún son torpes y le falta la coordinación. Las cosas se les caen de las manos y es normal. No obstante es recomendable que aprenda a distinguir entre lo que está bien y lo que no es correcto se está en la mesa. Le costará un poco, pero lo aprenderá bien. Mientras, utiliza vasos y platos de plástico. Si no, puedes acabar con toda tu vajilla.

Aditivos: No añadas sacarina, azúcar, miel ni sal extra. Evita también la leche condensada. Todos los aditivos favorecen el desarrollo posterior de caries y la adquisición de hábitos poco recomendables en la edad adulta.

Dejar una respuesta