embarazo

Tu cuerpo continua cambiando, tu feto sigue creciendo y desarrollandose

SÉPTIMO MES: Preparando el nacimiento. Queda muy poco para la llegada de tu hijo. Tu cara demuestra sin ninguna duda que es así: tienes los labios, párpados y bolsas de los ojos hinchados. También tu espalda se ha arqueado definitivamente para soportar el peso de la tripa, que ya te fatiga bastante. Además:

  • Te cuesta seguir el ritmo. Notarás que te falta el aliento muchas veces. Te cuesta respirar porque el útero te oprime tu corazón va más deprisa.
  • Tu espalda se resiente. La columna vertebral ha modificado su morfología, aumentando su curvatura, es lo que se llama lordosis, y supone el típico andar de la embarazada. Si notas molestias, intenta adoptar buenas posturas o haz natación suave.
  • Aparece el calostro. Muchas mujeres empiezan a segregar calostro, un líquido espeso y amarillento que sale de los pechos, y que será el primer alimento que reciba tu hijo hasta que se produzca la subida de la leche.

OCTAVO MES: Tu útero se prepara para el nacimeinto . Aparecen las primeras contracciones. Son preparatorias y se llaman de Braxton Hicks; es la forma que tiene el útero de ir entrenándose para el momento clave del parto. Sólo si son regulares y dolorosas debes preocuparte, pues indicarían que el parto está próximo. Te sentirás ya muy pesada y con ganas de ver a tu bebé. Las últimas semanas se caracterizan por:

  •  Estás insomne. El volumen de la tripa, los dolores de espalda o los movimientos del niño pueden dificultarte conciliar el sueño o, tras dormir unas horas, espabilarte. Intenta relajarte, toma un vaso de leche caliente y no te agobies.
  • Sientes hormigueos. Puedes notar un hormigueo en las manos, e incluso falta de movilidad y de sensibilidad. Se debe a la presiónque se ejerce sobre el túnel carpiano. Si te sucede, haz movimientos con las muñecas en alto.
  • Te duelen las articulaciones. La distensión de algunos ligamentos, que están preparándose para el parto, hace que notes de repente pinchazos y calambres en la zona de la pelvis, o en las articulaciones de las caderas y las piernas.

1 comentario

Dejar una respuesta