Hay niños que por las noches suelen hacer chirriar los dientes. Para que esto no ocurra más, y su hijo pueda dormir tranquilo, siga estos consejos.

— En boca cerrada: durante el día trate de que su hijo se acostumbre a mantener los labios juntos, pero los dientes separados, en una posición de reposo saludable.

Movilice los músculos de su boca: hágale masticar una manzana antes de irse a dormir. Esto ayudará a calmar una boca que trabaja por demás.

Relaje sus mandíbulas: aplique en ambos lados de su cara una toalla mojada en agua caliente para relajar los músculos tensores que, a veces, están relacionados con el dolor de cabeza.

Cálmelo: trate de mantenerlo tranquilo ya que el bruxismo se relaciona principalmente con la tensión. Por lo tanto, trate de reducir la ingesta de café y de alimentos dulces, pastas y pastelería. Enséñele a relajarse.

Dejar una respuesta