El alimento más importante hasta el año es la leche. Pero a partir de los seis meses, puede empezar a probar otros sabores.

  • Consejos para un buen comienzo:

– Se le deben dar pequeñas cantidades, trituradas o muy aplastadas, y siempre después de la leche
– Los niños prefieren las frutas con más densidad energética como la manzana, el plátano o la uva, tal y como se desprende de un estudio publicado en la revista científica Appetite
– Si el bebé no la quiere la podemos comer nosotros en su presencia y ofrecerle otra cosa

  • Trucos para que le guste

– Si la madre come fruta, el bebé también. Una reciente investigación publicada en la revista norteamericana Pediatrics concluye que los bebés cuyas madres toman fruta durante la lactancia tendrán menos resistencia a probarla.
– Dejar que el niño manipule la fruta. Los bebés necesitan explorarlo todo con sus manos, incluso lo que se tienen que comer.
– Predicar con el ejemplo. Los padres que toman frutas y hortalizas habitualmente tienen hijos a los que les gusta este mismo grupo de alimentos.

Dejar una respuesta