Consejos útiles para ayudar a tu bebé, en este momento tan irritante y desesperante para ellos:

–No permitas que tu bebé esté en un ambiente demasiado caldeado, porque ello puede favorecer el picor.

-Evita vestirle con prendas de lana o fibras sintéticas.

–No uses detergentes biológicos para lavar la ropa y recurre sólo a jabones y geles hipoalergénicos para el baño.

–Prueba a ponerle guantes de algodón por la noche para evitar que se rasque.

— El pediatra puede recetar un jarabe antihistamínico para evitar el rascado nocturno.

Acaricia suavemente o roza la piel de tu bebé con leves toques para calmar el picor. Enséñale a hacerlo él mismo, en lugar de rascarse.

–Controla los ácaros del polvo doméstico limpiando el polvo y pasando la aspiradora regularmente. Y si es posible, sustituye todas las moquetas y las alfombras por suelos duros. También puedes meter los juguetes blandos durante varias horas en el congelador para matar a los ácaros.

Dejar una respuesta