Educar correctamente a tu hijo, no va a ser igual que cuidar a otro niño. Es decir, no todos los niños son iguales. Puede que lo que a unos les vaya bien, a otros no. Pero lo que es cierto es que hay pautas y rituales que son o deberían ser comunes a todos. Los padres no nacemos con un manual debajo del brazo, por ello es normal cometer ciertos errores. Lo importante es aprender de ellos.

Evita caer en un trato de debilidad, es decir, no trates a tu hijo constantemente como si fuera débil. Evita los riesgos mayores, añade reglas y hábitos para su educación, pero no puedes evitar que vaya haciendo poco a poco su vida como hijo. Evitar la sobreprotección es una medida cautelar que deberíamos tener todos los padres. No vayas a los extremos.

niño comiendo
Fuente: Stan Rawrysz

Consejos para educar correctamente a tu hijo

Para educar correctamente o intentarlo, hay que comenzar desde recién nacidos. Primero con cosas sutiles que se irán incrementando a medida que crece y se desarrolla. La higiene es muy importante. Al principio te haces cargo de la misma, convirtiéndose en todo un ritual. Pero cuando tu hijo sea más mayorcito, debes ayudarle en la ducha y su higiene diaria, convirtiéndote en un segundo plano. De esta forma le vas dando autonomía.

Evita proteger al niño del frío a toda costa, con capas y capas de ropa. Si ves que tu hijo está sudando, es que pasa calor. Hay niños que necesitan más ropa y otros menos, con esto me refiero a que teniendo en cuenta la época del año en la que te encuentres, viste a tu hijo en consecuencia pero no lo sobre – vistas. Los pequeños también pasan calor y a veces, las madres o padres, nos empeñamos en abrigarlos porque somos nosotros los que tenemos frío.

Por otro lado, cuando surja un obstáculo para tu hijo, deja que lo supere él mismo. A no ser que sea algo que sí debas evitar o que tu hijo esté en cierto peligro real, deja que tu hijo resuelva ciertos obstáculos. Así irá aprendiendo que la vida está llena de ellos y debe superarlos, poco a poco. Debes transmitir la idea de que pueden alcanzar sus metas y no frenarlos.

Por último te aconsejo que no te preocupes tanto si ves que tu hijo no come como tu quieres. A veces es porque puedes poner más cantidad de la que su cuerpo necesita. Otras veces puede que parezca alimentarse del aire, pero se le ve sano o con ganas de jugar. No sobre alimentes a tu hijo o lo fuerces, ya que solo vas a conseguir que evite las horas de comida.

Mientras el pediatra no te haya dicho otra cosa, a veces los niños cuando crecen comen algo menos o mucho menos. Pero no significa nada, a no ser que lo veas triste, con mal color de cara o débil, sin ganas de jugar y apático. Poco a poco irán comiendo más. Además intenta ir introduciendo alimentos nuevos de forma simpática y llamativa para tu hijo, así irá comiendo de todo y no será delicado con la comida.

Te podría dar miles de consejos más, aunque no significa que tengan que ser efectivos en todos los pequeños. Intenta hacerlo lo mejor posible, intenta que no te afecten significativamente los errores que puedas cometer. Debes aprender de ellos y corregirlos. Por último recuerda que intentar educar bien a tus hijos, no tiene nada que ver con algún tipo de violencia.

¿Piensas que educas bien a tu hijo? ¿Tienes problemas con la educación de tu niño?

Dejar una respuesta