alfombra1.jpg

Continuamos hablando sobre diferentes aspectos de la seguridad que debes tener con tu bebé. Suele ser la estancia más grande de la casa por lo que es donde mas objetos diferentes se reúnen. Una opción es que este compartiendo ese espacio con ustedes pero jugando dentro de su parque. Otra, que este en su hamaquita. Pero si no, ya  tiene a la mamá o al papá para que le enseñen y lo vigilen mientras el disfruta de una cierta libertad, investiga y aprende cosas.

SITUACIONES QUE DEBES EVITAR:

•  La tierra de las plantas puede ser tóxica y a los niños les gusta mucho jugar con ella o comérsela. Igual que las hojas de alguna de ellas y tu hijo podría morderlas e intoxicarse o pincharse.

•  También, si tu bebé esta empezando a andar, las alfombras pueden ser un elemento de peligro ya que pueden moverse y el niño resbalar o incluso tropezar con sus bordes y caerse. Tú decides si quitarlas hasta que el niño esté más seguro de sus pasos o dejarlas para que aprenda a superar ese obstáculo. Si no están sujetas por la pata de algún mueble, coloca material antideslizante debajo de ellas para fijarlas al suelo.

•  Si en tu salón tienes la suerte de disfrutar de chimenea ya sabes los riesgos que esto comporta. Se puede quemar con el fuego, clavarse alguna astilla de la madera que almacenas, hacerse daño con los utensilios, intoxicarse con cerillas o productos aceleradores del encendido… En definitiva sed previsores y proteged bien todo lo que a la chimenea se refiere. Cuidado también con braseros, estufas o calentadores.

enchufes.jpg

•  Por el contrario, si en verano tienes algún ventilador, ten cuidado con el cable y el enchufe pero también con las aspas en funcionamiento ya que el niño querer tocarlas y hacerse mucho al meter los deditos entre medio.

•  En esta zona mas que en ninguna otras, cuidado con las esquinas de las mesas, sobre todo las de centra, que son mas bajitas. Mejor protégelas.

•  Los amplios ventanales de cristal que dan al jardín, que los tienes tan limpios que ni se ven y el niño podría atravesarlos al querer salir o al corretear, resbalar y golpearse.

1 comentario

Dejar una respuesta