bebe

Uno de los momentos más sorprendentes y esperados de los padres es el momento en el que empieza a hablar nuestro bebé. Aunque depende de cada uno, ya que unos empiezan antes y otros después, lo cierto es que, en general, en torno al primer año y medio ya empiezan a “chapurrear”. Al parecer, las niñas aprenden a hablar antes y muestran más disposición para conversar que los chicos. Ellos necesitan un par de semanas, a veces incluso meses, más para pronunciar las primeras palabras de manera fluida.

El primer llanto es el principio de toda comunicación. El recién nacido se quiere hacer escucha pero no sabe cómo hacerlo. Durante el primer año de vida, los bebés experimentan metiéndose todo a la boca, tocándolo todo y balbuceando. En torno al noveno mes, suele suceder momentos en los que el bebé mira un objeto y mira a los papás. En este momento, se recomienda decirle al niño/a cómo se llama ese objeto ya que, aunque creamos que no, lo aprenderá y será más beneficioso para él/ella. Una actitud adecuada puede estimular al niño y ayudarle a aprender a hablar.

El bebé comienza a pronunciar sus primeras palabras hacia el final del primer año de vida, y, entre los 18 y los 24 meses, aproximadamente, aparecen breves frases compuestas de más de dos vocablos. Sin embargo, no hay que olvidar que cada niño tiene su ritmo y el desarrollo del lenguaje es diferente en cada caso. Para estimular al niño a hablar de forma correcta, debemos respetar sus propios ritmos de desarrollo y debemos animarle a aprender de forma serena, sin forzarle.

 

Dejar una respuesta