maniobras-de-leopald.jpg

EL EXAMEN POSPARTO

Una vez que se ha comprobado que la placenta ha sido totalmente expulsada y está íntegra, hay que realizar una revisión a la parturienta. Se examinan los genitales externos, la vagina y el cuello uterino para detectar posible lesiones, tales como hemorragias o desgarros, y para reconocer la profundidad de la episiotomía, antes de realizar la sutura. Durante las dos horas siguientes al parto, la mujer es sometida a un control intensivo por parte del personal médico, se le toma varias veces el pulso, la temperatura, la tensión arterial y se comprueba la perdida de sangre.

¿QUÉ SON LAS MANIOBRAS DE LEOPALD?

El conjunto de cuatro maniobras conocidas como maniobras de Leopold son de gran utilidad para el médico o la partera. Se pueden practicar alrededor de las últimas 10 semanas del embarazo, pero son especialmente útiles al comenzar el parto. Consisten en la palpación del abdomen de la embarazada y tienen la función de verificar.

  • EL fondo del útero
  • La situación: longitudinal, transversal, oblicua del feto 
  •  Presentación: cabeza, nalgas, hombros
  •  Posición: derecha, izquierda, anterior y posterior

En cada maniobra el médico o la partera sitúan sus manos en distinta posición con respecto a la barriga de las embarazadas, que está acostada en la camilla. Gracias a cada una de estas maniobras será posible saber si el feto ya se ha encajado, si aparecerá primero su cabeza, en que lado está su espalda, o si está situado transversal o longitudinalmente

Dejar una respuesta