Escenas violentas frente a los hijos

0

violencia.jpg

Esos momentos no son buenos para nadie, ni para los que los protagonizan ni para quienes ofician de público. Para todo niño, las escenas violentas físicas o verbales entre sus padres son incomprensibles y terriblemente dolorosas.

Con el tiempo, estas situaciones pueden llevar a los chicos a identificarse con el agresor o con el agredido. Es decir que en elfuturo pueden asumir el lugar del “golpeador” o del “golpeado”: La violencia se graba con la misma intensidad que el amor.

Tampoco es bueno que se “hagan cargo” de uno de sus padres, ya que quedarán en una situación compleja frente al otro. Una consulta a una institución especializada en este tema es importantísimo, nunca darle la espalda a éste enorme problema. Instalada en un hogar, la violencia pone en riesgo a cada miembro del grupo.
 

Dejar una respuesta