embarazada-enferma.gifEl control de la presión arterial es uno de los parámetros clínicos que más se vigila durante el embarazo, ya que un incremento notable puede provocar graves complicaciones para la madre y el bebé. Existen dos tipos de hipertensión durante el embarazo

LA HIPERTENSIÓN GESTACIONAL: Se produce cuando se superan estos valores: 14 de presión sistólica (presión máxima) y 9 de presión diastólica (mínima).  En esos casos hay que comenzar con un tratamiento para que no derive en preclampsia.

LA PREECLAMPSIA: Es una dolencia grave. Se manifiesta por subida de la presión arterial y presencia de proteínas de orina. Otros síntomas son: hinchazón en rostro y manos, aumento de peso, fuerte dolor de cabeza, mareo, dolor intestinal y visión borrosa. Puede evolucionar rápidamente y convertirse en una enfermedad poco frecuente, pero potencialmente fatal, llamada eclampsia, que provoca convulsiones y estado de coma.

La hipertensión constriñe los vasos sanguíneos que suministran oxígeno y nutrientes al bebé, y esto influye negativamente en su crecimiento. Si la tensión alta se mantiene, el bebé puede nacer bajo de peso. Hay, también, riesgo de parto prematuro y de desprendimiento de placenta, con fuertes y peligrosas hemorragias vaginales.

En esta situación estamos ante un embarazo de riesgo y es posible que haya que hospitalizar a la madre para vigilar su evolución y detectar cualquier síntoma de sufrimiento fetal. La preeclampsia sólo se cura con el parto. Suelen aparecer a partir de la semana 20ª. , pero si se detectan al final del embarazo, normalmente se induce el parto.
 

1 comentario

  1. La verdad me fue muy útil la información que optuve ya que soy preeclamptica y me interesaba mucho saber cuales eran las consecuencias para mi bb de sufrir esta enfermedad… Gracias al proveedor de esta.

Dejar una respuesta