Antes de darle un juguete a tu hijo, sea del tipo que sea, tener la garantía deque no va a hacerse daño con él. Es importante que te fijes en que lleva el anagrama “CE”, que te garantiza que cumple los requisitos establecidos en la legislación española y europea sobre la seguridad de los juguetes. Lamentablemente se han detectado falsificaciones, por lo que la Asociación de Fabricantes de Juguetes Españoles recomienda que compres juguetes fabricados en Europa, ya que éstos cumplen con todas las garantías.

Estos productos no pueden astillarse con facilidad y sus elementos carecen de artistas o partes punzantes. Cuando se trata de peluches, por ejemplo, son bastantes resistentes al fuego y las pinturas no incluyen elementos tóxicos, como plomo o cadmio, para que el niño no sufra una intoxicación si chupa el objeto. Respecto a los juguetes que funcionan con pilas o se enchufen a la red, se garantiza que no producirán calambres.

 Pero no olvides que deberás vigilar que no manipule juguetes demasiado pesados, para que no se haga daño o se golpee; ni demasiados pequeños, formados de piezas diminutas que puedan desprenderse, pues existe el riesgo de que se los lleve a la boca y se atragante. Los objetos con hilos, correas o cintas largas también están prohibidos ya que se podrían enrollar en su cuello.

Dejar una respuesta