Aromas, flores, masajes…hay una serie de tratamientos “dulces” que pueden ayudarte a aliviar las molestias del embarazo, dentro de ellas está la aromaterapia. Se basa en la utilización de las propiedades de distintos aceites esenciales extraídos de las plantas para curar tanto el cuerpo como el ánimo.

Estos aceites se pueden añadir a un aceite base -el más indicado en esta etapa de tu vida es el de almendras dulces- para masajear con él la piel (algo que resulta especialmente reconfortante y relajante en el embarazo). También puedes poner estos aceites en un hornillo quemador o añadir unas gotas al baño.

CONSEJO: Los aromaterapeutas no aconsejan utilizar estos aceites durante las primeras doce semanas de embarazo.

•    Cómo te ayuda:
La aromaterapia fundamentalmente ayuda a aliviar el dolor y la tensión, además de favorecer sentimientos de calma y relax. Así, por ejemplo, entre los aceites más recomendados para las situaciones que pueden alterar el ánimo de la futura madre están los de mandarina (calma la ansiedad y la tendencia al insomnio en la recta final); rosa (contribuye a favorecer el equilibrio emocional); lavanda (un estupendo aliado de los problemas del sueño, además de mejorar los problemas de piel y reducir el estrés); y de camomila (alivia los problemas de sequedad cutánea).

.    Qué debes saber:
Lo más importante es evitar la ingesta de estos aceites, así como impedir que entren en el flujo sanguíneo.

•    Para probar:
El aceite de rosa mosqueta es la mejor opción para evitar la aparición de estrías. Lo ideal es aplicar a diario en aquellas zonas que están más distendidas (pecho, tripa, muslos) la mezcla obtenida de añadir una parte de este aceite a otras tres partes de aceite de almendras dulces, masajeando suavemente.

Dejar una respuesta