cuidado-intimo.jpg

Durante el posparto, la higiene de los genitales debe cuidarse mucho para evitar la aparición de infecciones, sobre todo si a la mujer se le ha practicado la episiotomía.

Para el aseo diario es mejor la ducha: el baño de inmersión se desaconseja. Aunque la incisión de la episiotomía o el corte de la cesárea cicatriza hacia los 15-20 días, en el agua existen gérmenes o bacterias que pueden provocar infecciones en la zona perineal o abdominal y en la herida que la placenta ha dejado en el útero.

TEN EN PRESENTE ESTOS CONSEJOS:

• La episiotomía se higieniza con agua tibia hervida previamente con sal o con un antiséptico diluido. No conviene enjabonar la cicatriz de la cesárea, sino dejar que corra el agua de la ducha y, si el ginecólogo lo aconseja, aplicar a continuación un antiséptico.

• Luego hay que secar bien las cicatrices sin restregar, dando toquecitos con una gasa o con una toalla muy suave para no irritarlas (o mejor con un secador de pelo). Conviene dejarlas al aire unos minutos.

• Después de ir al baño hay que limpiarse suavemente desde la vagina hasta el ano, nunca al revés, para evitar que los restos de las heces puedan infectar la cicatriz.

• Conviene usar compresas de algodón suaves y cambiarlas con frecuencia para que no se acumule humedad en la herida. Se desaconseja el uso de tampones, ya que pueden favorecer las infecciones incluso en el interior del útero.

• Es mejor utilizar bombachas de algodón para que la piel pueda transpirar.

Dejar una respuesta