La importancia del agua para la salud del bebé

0

bebe-tomando-agua.jpg

Las funciones del agua en el organismo son múltiples ya que no sólo se necesita para integrar todos los tejidos, sino que transporta nutrientes y participa activamente de la digestión, absorción, circulación y eliminación de los mismos. También colabora en la regulación de la temperatura corporal y en el equilibrio de las sales dentro y fuera de las células.

En el niño su requerimiento se hace más imperioso porque la mayor parte de su peso corporal es agua, y a temprana edad no pueden expresar por sí mismos el mecanismo de regulación que es la sed, esto los hace más vulnerables frente a situaciones agudas de pérdidas (transpiración excesiva, fiebre, diarrea, etc.).

¿Cuánta agua hay que beber?

Es fundamental que el aporte de líquido sea suficiente para compensar las pérdidas y evitar deshidrataciones. El balance hídrico va a depender de múltiples variables:

• La edad y el tamaño corporal.

• La ingesta de líquidos

• La composición de la alimentación recibida

• La carga de solutos presentada para su excreción renal

• La temperatura corporal

• La existencia y magnitud de pérdidas corporales de líquidos ante la presencia de diarreas, vómitos, fiebre, etc.
 
De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) se recomienda la alimentación exclusiva de pecho durante los primeros 6 meses de vida. La leche materna satisface estrictamente las necesidades nutricionales e hídricas del bebé por lo tanto no es necesario agregar el aporte de ningún otro líquido en esta etapa.

Dejar una respuesta