la tos

La mayoría de los niños sufren accesos de tos, lo primero que debemos plantearnos es si sabemos distinguir los distintos tipos de tos y si somo capaces de  manejarlos adecuadamente.  Pero aunque parezca contradictorio, la tos es un mecanismo saludable de protección que tiene el cuerpo del niño para eliminar mocos, sustancias irritantes, cuerpos extraños o infecciones de los conductors respiratorios.

En muchas ocasiones, los pequeños pueden toser varias veces al día y esto no significa que tegan problemas alguno. En otras, puede haber tos que dure pocos días por algún problema poco importante. Pero, si después de que el niño se haya ido a dormir, la tos no cesa, esta situación puede ponernos en la pista de que debemos hacer algo al respecto.

En primer lugar, no debemos tomar el mundo de los adultos como referencia, ya que los niños tienen sus propias características a la hora de presentar accesos de tos. A aquellos episodios de unas dos semanas de duración se les denomina “agudos”, mientras que a los de mayor duración, especialmente los de más de cuatro semanas, podremos llamarles “crónicos”

La tos AGUDA:

Los niños más pequeños, entre 3 y 5 años, pero también algunos mayores, tosen debido a infecciones virales de la parte superior de las vías respiratorias (orofaringe) que no llegan a afectar a los pulmones, pero que irritan la mucosa de tal manera que se pasan el día tosiendo. Estas infecciones vienen acompañadas de goteo nasal e irritación de las vías respiratorias y son tan frecuentes que pueden llegar a ocurrir hasta varias veces al año.

Dejar una respuesta