La lactancia materna es muy importante en los primeros meses de vida del recién nacido, ya que va a aportarle una serie de nutrientes y defensas naturales que no se aportan con las leches maternizadas.

El requerimiento dietético para la mujer es muy elevado, pudiendo llegar a producir 800 gr./día de leche. Para ello, va a utilizar lo que se ha acumulado durante todo el período de gestación y, para no dar lugar a un desequilibrio nutricional, se deberán aumentar unas 500 kcal. más.

No obstante, las recomendaciones serían las mismas que en una embarazada, aunque se debe matizar que, si en el embarazo está desaconsejado el consumo de alcohol y tabaco, durante esta etapa, también. Esto es debido a que afecta directamente la secreción de la misma por disminución de oxitocina en la sangre.

La leche materna

Así pues, podemos indicar un ejemplo de menú:

– Desayuno: lácteos; cereales (pueden ser copos o pan); jamón cocido o mermelada; fruta.

– Media mañana: lácteos.

– Comida o cena: verduras; cereales; carnes o pescados; huevos o legumbres; fruta; lácteos.

– Merienda: lácteos o fruta; bocadillos.

2 Comentarios

  1. Yo la verdad que antes, durante y después del embarazo comí las mismas cantidades, la verdad que nunca sentí más hambre, pero comia muy variado.

Dejar una respuesta