Sin duda que un tema que siempre preocupa a las mamás. Para que se queden tranquilas, las deposiciones amarillas o verdes son normales en los bebés, no deben preocuparnos en absoluto.  Nunca debemos medicarlos por nuestra cuenta. Solo hay que ponerse en contacto con el pediatra o acudir a urgencias cuando un lactante menor de seis meses tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • Ha hecho más de una deposición entre toma y toma o mamadera y mamadera.
  • Tiene 37,8° o más de temperatura.
  • Vomita, rechaza los líquidos o parece deshidratado.
  • Tiene dolor abdominal intenso.
  • Sus deposiciones son diferentes, mucosas y contienen sangre.

Dejar una respuesta