embarazada-hemorroide.jpg 

Las hemorroides son pequeñas venas abultadas parecidas a un grano de uva, que sobresalen en la zona anal. Pueden ser realmente dolorosas, producir algo de escozor o incluso sangrar. Al igual que ocurre con las varices, durante el embarazo tienes más probabilidades de desarrollar hemorroides porque las hormonas provocan un aumento de los vasos sanguíneos, que reciben también presión por el peso de tu bebé, con lo que se encuentran más vulnerables.

Consejos a tener en cuenta:

1-Bebe mucha agua. Te ayudará a prevenir el estreñimiento, que provoca más presión sobre tus intestinos. También te irá bien comer mucha fibra.
2-Compresas frías o calientes. Con ellas puedes obtener muy buenos resultados. Prueba cuáles te van mejor. También pueden aliviarte las compresas de hamamelis.
3-Evita estar de pie o sentada durante largos periodos de tiempo. En estas posiciones los músculos de tu suelo pélvico sufren más presión.
4-Practica ejercicios para fortalecer el suelo pélvico, te ayudarán a mejorar la circulación y a aliviar la congestión.
5-Lávate la zona anal, después de defecar, lávate con agua tibia.
6-Utiliza crema antihemorroides. Tu médico a farmacéutico puede recomendarte una crema que sea segura durante el embarazo.

Consulta con tu médico si sangras por el ano, pues es preferible que descartes que existan otras causas que provoquen el sangrado-

Dejar una respuesta