Estudios recientes certifican que la aparición de la depresión posparto se asocia a una falta de ácidos grasos Omega 3 en la madre. Este es un hecho muy normal puesto que la madre cede al feto sus reservas para la correcta formación de estructuras como puede ser el cerebro.

 La suplementación con ácidos grasos Omega 3 ha demostrado ser eficaz para disminuir las probabilidades de sufrir depresión posparto.
Además, los ácidos grasos Omega 3 no sólo ayudan al feto. Participan de forma activa evitando la aparición de algunos síntomas asociados al embarazo que padecen unas pocas mujeres durante esta etapa.

Ejemplo de ello es que un nivel óptimo de ácidos eicosapentaenoico (EPA) y  ácidos docosahexaenoico (DHA)  reducen las probabilidades de desarrollar pre-eclampsia. (hipertensión asociada al embarazo) y diabetes asociada a la gestación. Además, minimiza las posibilidades de tener un parto prematuro y reduce el riego de sufrir depresión posparto.

Una buena ayuda es la suplementación, es incluir en la dieta productos enriquecidos con ácida grasos Omega 3. Para escoger y seleccionar entre unos y otros deberemos tener en cuenta entre muchos otros aspectos, el tamaño y la procedencia de los pescados. Siempre que sea posible, deberemos escoger aceites procedentes de pescados de pequeño tamaño. La razón es que su cuerpo  incorpora menos tóxicos.

 Los aceites de primera presión en frío aseguran un producto 100 % natural. Por lo tanto, es importante comprar producto de referencia, donde nos indiquen la procedencia de los aceites y el proceso por el que se obtienen. La suplementacion es la ayuda que la madre y el bebé necesitan para disfrutar de una etapa tan bonita como es el embarazo, pero iguamente crucial en el desarrollo del futuro bebé.

Compartir
Articulo anteriorMamá, una buena enfermera
Artículo siguiente¿Qué es un percentil?
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Dejar una respuesta