sonrisa

Hacerle cosquillas a nuestro pequeño es algo de lo más divertido. Uno de los juegos que más divierten a los más pequeños de la casa son las cosquillas. Los padres crean un vínculo especial con su hijo y le trasmiten todo su cariño mediante las cosquillas. Las cosquillas son un medio de conexión entre padres e hijos. Te contamos cuáles son los beneficios de las cosquillas en el bebé:

  • Las cosquillas estimulan los sentidos del niño, su sociabilidad y su capacidad de expresión. Además, ayudan a ejercitar los músculos, mejoran el sistema inmunológico y fortalecen el corazón.
  • Las cosquillas son un antídoto contra el mal genio, la terquedad, la tristeza y el estrés.
  • Los bebés disfrutan mucho de las cosquillas si se realizan en áreas sensibles como las mejillas, el mentón, la región plantar y alrededor de la boca. A partir de los 2 años los pies, la espalda, el estómago y las axilas se convierten en áreas estratégicas para sentir el estímulo.
  • A nivel fisiológico, las cosquillas ayudan a tonificar los músculos y a fortalecer el sistema inmune.
  • Las cosquillas son un ingrediente positivo que favorece la unión familiar.
  • Los rozamientos y los juegos con la piel son gestos íntimos que el niño solo acepta si proceden de personas de su confianza.
  • Depende del niño, unos disfrutarán con las cosquillas y otros no. Puede que un niño no soporte que le hagan cosquillas en las axilas o que una niña se niegue a que le rocen los pies con las yemas de los dedos.

Dejar una respuesta