aire-acondicionado-bebes.jpg

Los niños, como los adultos, también lo pasan mal con una temperatura de 35 o 40 grados. Lo ideal es que procuremos que el bebé esté es un ambiente con una temperatura aproximada de 26 grados. Por eso, si mantenemos el termostato a una temperatura moderada, el aire acondicionado es una buena opción siempre y cuando se tomen algunas precauciones.

RECOMENDACIONES SOBRE EL AIRE ACONDICIONADO:

• No debemos colocar al bebé expuesto directamente al flujo de aire del aparato. Es preferible vestirlo con ropita algo más abrigada pero mantener en casa o en el coche una temperatura más agradable.

• Si tienes un aire acondicionado instalado en la habitación del niño, enciéndelo un rato antes de acostarlo, pero apágalo durante la noche, no es aconsejable que duerman con el aire encendido.

• La parte más negativa de su uso es que eliminan la humedad ambiente, por lo que se recomienda ventilar la casa durante el día o colocar un humidificador.

• También es importante que los aparatos estén bien mantenidos, con sus filtros limpios, pues se acumula allí todo tipo de residuos que pueden causar enfermedades respiratorias.

• Como consejo, cuando salgas de paseo con el bebé lleva siempre alguna ropita de abrigo pues puede suceder que en un centro comercial, en un restaurante o en una tienda a la que vayas el aire esté muy fuerte.

• Si evitas los cambios bruscos de temperatura puedes evitar que el niño pesque un resfriado en verano, época en la que parece que no, pero ocurre un 20% de los catarros, justamente a causa del aire acondicionado.
 

Dejar una respuesta