Mi niño tiene “mamitis” o “papitis”

Los niños suelen tener etapas de sufrir terrores nocturnos. Los miedos en la etapa infantil suponen un fenómeno universal y omnipresente en todas las culturas y tiempos. La única explicación a esta regularidad es que el miedo debe tener un importante componente de valor adaptativo para la especie. Un niño puede sentir un miedo natural en determinadas situaciones, sobre todo durmiendo. La ansiedad está muy presente en todos los procesos de miedos y, en especial, en las fobias.

Si tu niño/a tiene miedo por las noches, es muy importante transmitirle tranquilidad, seguridad y ayudarle a superarlos con mucho cariño y comprensión. No debemos regañarles ni decirles que se lo están inventando. El niño puede llegar a pasarlo muy mal y a sufrir mucho por un miedo exagerado hacia imágenes que se imagina. Debemos intentar que continúen durmiendo solos. Si se niegan, podemos dormir con ellos en su cama hasta que se duerman para trasmitirlee seguridad.

Puede que te parezcan tontos o irracionales, pero para tu niño son temores muy reales y serios. Procura no reírte ni tratar de disminuir lo que él siente cuando se asusta. Si tratas de convencer a tu pequeño de que no hay nada que temer, puede sentirse más frustrado. Lo recomendable es comprenderlo, explicarle todo bien, tranquilizarlo y apoyarlo en todos sus momentos. Al final, se le pasará.

Dejar una respuesta