guarde.jpg

Las tareas de los padres son infinitas, comienzan desde el embarazo, cuidando el lugar sagrado donde vive nuestro hijo durante 9 meses, para luego recibirlo en un mundo donde además de padres somos educadores, maestros, entrenadores deportivos y fundamentalmente los faros que los guían en su camino por la vida. Crecemos con ellos, enseñamos palabras que van desde el primer “ajó” hasta el significado de “trigonometría”

La tarea de ser padres no tiene preparación previa, no hay escuela para padres que nos otorgue un título para poder ejercer esa función, sólo nuestra herencia genética, nuestra historia cultural junto a las vivencias personales son los elementos que manejamos. Lo hacemos de la mejor manera posible. Es el camino que transitamos en la vida. Y tenemos grandes aciertos y grandes equivocaciones.

Después de elegir un centro educativo para nuestros hijos, con el cual debemos sentirnos identificados en cuanto a propuestas pedagógicas, sociales y filosóficas, empieza el período de convivir con esa institución, junto a sus reglas y sus costumbres. El comienzo de las clases implica una actividad social que debemos acompañar, invitando niños a jugar a casa, involucrarse con otros padres, volvemos a los horarios ajustados, y a la rutina

Algunos chicos detestan la escuela tanto como otros están deseando volver a clases. Todo esto genera tanto en unos como en otros una subida de la ansiedad y del stress por la nueva etapa a vivir. Por lo tanto, es aconsejable, ya que esta etapa que viviremos es fundamental, ir preparándonos con anticipación juntos a nuestros hijos.

1 comentario

Dejar una respuesta