defenderse

Hay niños que tienen dificultades para reaccionar cuando les pegan en la escuela o en la plaza. No se trata de transformarlos en pequeños matones, pero sí decirles que tienen derecho a defenderse y a no dejar que les peguen. Hacerles saber que cuentan con el permiso de sus padres (es muy importante) y que ellos no se opondrán a eso.

Pero si el chico no puede hacerlo de ningún modo, no hay que forzarlo, porque entonces sufrirá doblemente. Si él prefiere evitar los enfrentamientos, hay que respetarlo. Algunos chicos son de un temperamento retraído y tienen derecho a ser así. Eso sí, los padres deben estar al tanto para que no abusen de él, pero, al mismo tiempo, conviene dejarlo para que aprenda a solucionar sus problemas.

A veces debemos consultar con algún psicólogo, y ver como lo podemos ayudar, sin que el se de cuenta, y observarlo siempre. No olvidemos que muchas veces las bromas de los niños, suelen ser de muy mal gusto y sobre todo hacer mucho daño. La imaginación de los niños no tiene límites.

Dejar una respuesta