Odio a los padres  y publicistas que usan a bebes en publicidad.

Los niños, que es lo más hermos, grande e importante que tenemos, deberían de estar excluidos de toda esta parafernalia comercial. No a los bebes en anuncios denigrantes y faltos de sensibilidad.

Seguro que le pueden dar al coco y sin emplear a los más pequeños conseguir una excelente publicidad e igual de efectiva.

Muchos niños sufren durante el rodaje de estos anuncios y parece que ni a padres ni a publicistas les importe. No a los bebes en la publicidad.

2 Comentarios

  1. no es correcto el comentario que poneis la OCU DICE QUE LA DE CRECIMIENTO ES INNECESARIA

Dejar una respuesta