Prevenir para no lamentar

0

nino-hervidor.gif

Los peores accidentes—y esto lo saben y reiteran los especialistas en accidentología–, se producen en el hogar y, por lo general, desgraciadamente los niños son las víctimas cotidianas. Vale entonces reiterara éste tema para que tengas en cuenta estos consejos para preservar a nuestros hijos.

No  guardar lavandina, amoníaco, detergente ni ningún elemento cáustico de limpieza en estantes bajos.

No dejar los remedios dónde los chicos puedan tomarlos por sí mismos.

• Cuide que no queden en el suelo o sobre las mesas, elementos esféricos (bolitas, arvejas, garbanzos, etc.). Los bebés que gatean y los niños hasta cuatro o cinco años pueden atragantarse si los llevan a la boca o metérselos en la nariz.

No permitas que los niños ronden la cocina cuando estés preparando la comida y utiliza siempre los mecheros de atrás de la cocina para evitar que puedan volcarse los recipientes en una brusca maniobra.

No use perfume en los bebés durante el primer año de vida. Loa vapores del alcohol puedan dañarlo.

No ponga estufas ni ventiladores a ras del suelo.

Los pequeñitos tienen una atracción especial por los enchufes. Trata de ubicarlos a una considerable altura o, de lo contrario, coloca protecciones sobre los tomacorrientes.
 

Dejar una respuesta