problemas respiratorios

La bronquiolitis es una inflamación de las vías aéreas pequeñas, diminutas, llamadas bronquiolos, causada por un huésped: virus llamados virus sincicial respiratorio, rinovirus, coronavirus y, en los casos más graves, adenovirus. De acuerdo con el virus que ingrese al organismo incidirá en la intensidad del cuadro; de todas formas, sólo el 2 por ciento de los afectados requiere de internación.

La bronquiolitis afecta a menores de 2 años, pero, en especial, a lactantes de hasta 6 meses -simplemente porque, dado el diámetro de sus canales respiratorios, se obstruyen con más facilidad. No sólo eso: el 70 por ciento de los casos se presentan en varones. ¿Por qué? No se sabe bien por qué, tal vez, cierta predisposición biológica hace lo suyo.

Cómo se manifiesta y se contagia

Los síntomas son tos, silbidos en el pecho, respiración rápida o dificultosa, secreción nasal y, a veces, fiebre.
Es una enfermedad contagiosa: el virus se escapa con algún estornudo o al toser. También puede estacionarse en los objetos utilizados por el pequeño enfermo. Hay otros factores que ayudan a que el virus diga presente, como vivir en condiciones de hacinamiento, el nacimiento prematuro, la falta de acceso a la lactancia materna, deficiencias en el sistema inmunológico, alguna enfermedad crónica -cardíaca o respiratoria- y según un estudio realizado en Suiza, los episodios de bronquiolitis son 3 veces más frecuentes en hijos de padres fumadores.

¿Cómo tratarla?

Ante la aparición de los primeros síntomas, conviene aislar a los chicos rápidamente, evitar el hacinamiento, hacerles nebulizaciones, movilizar las secreciones a través de la tos asistida, lavar las manos con frecuencia, ofrecerles bebidas para evitar que se deshidraten, incluso levantar la cabecera de la cuna para que pueda respirar y dormir mejor de noche es una buena receta.

Además de las medidas que pueden tomarse en casa, si es necesario, el médico indicará un tratamiento con broncodilatadores, cuya tarea consiste en agrandar los bronquios y dejar que pase el aire.
Como se presenta principalmente en bebés, es importantísimo estar atentos a los síntomas. Porque la bronquiolitis, como otras enfermedades respiratorias, son parientes cercanas del asma.

No se sabe bien qué es lo que aparece primero: si el asma predispone a la bronquiolitis o los chicos que tienen bronquiolitis después pueden desarrollar asma.
Afecta más en invierno que en primavera, ya que se trata de una infección estacional. Generalmente, los cuadros son benignos: en menos de dos semanas, el chico ya estará recuperado.

1 comentario

Dejar una respuesta