cuidados

Te enumeramos ciertos consejos básicos:

  1. El pecho no necesita  de pautas extra de higiene; basta con seguir las normas básicas habituales: lavarse las manos antes de comenzar la toma y la ducha diaria (sin insistir demasiado en las mamas).
  2. No es conveniente lavar los pezones con jabón, pues podría alterar la secreción natural del pecho, producida por las glándulas de Montgomery, que sirven para lubricar el pezón y prevenir la proliferación de bacterias durante el período de lactancia.
  3. Lavar frecuentemente los pezones podría producir sequedad, favoreciendo así la aparición de grietas. Por eso, la ducha diaria resulta suficiente.

Dejar una respuesta