anemia

La anemia es un trastorno muy frecuente entre los niños y adolescentes de todo el mundo que se caracteriza por la hemoglobina en la sangre, viéndose afectados con frecuencia el tamaño y el número de glóbulos existentes. Sin que las cifras estén del todo claras, lo cierto es que numerosos estudios demuestran una frecuencia muy elevada de anemia (especialmente la ferropénica, producida por la deficiencia de hierro en la dieta) entre los lactantes, los escolares, los adolescentes, las mujeres en edad fértil, las mujeres gestantes y los ancianos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente el 15% de la población mundial presenta este tipo de anemia. Asimismo, la carencia de ácido fólico y de vitamina B12 puede ser, con menos frecuencia que la deficiencia de hierro causa de anemia. El origen de la anemia ferropénica puede radicar en una pérdida crónica de sangre, como ocurre en el caso de hemorragias o cuando las pérdidas menstruales son generosas, la ingestión o absorción insuficiente de ciertos nutrientes como el hierro y el aumento importante de las necesidades corporales que tienen lugar durante la infancia, la adolescencia y el embarazo.

Síntomas de la anemia infantil. Descubre si tu hijo los tiene:

Los niños anémicos pueden presentar síntomas como: sensación de frío, palidez de piel y mucosas (evidente en manos y labios), fatiga, somnolencia excesiva e incluso permanente, irritabilidad, decaimiento o apatía, adelgazamiento, falta de apetito, disminución de las defensas orgánicas ante infecciones y retardo en el crecimiento y en el desarrollo psicomotor.

Según algunos estudios recientes, aún no del todo concluyentes, la anemia infantil podría afectar el desarrollo de la memoria y representar un factor de riesgo para la aparición del trastorno por déficit de atención e hiperactividad. La anemia presenta un problema colateral no menos trascendente como es el menor rendimiento en los estudios, que puede incluso abocar al fracaso escolar, debido a la falta de concentración del niño.

Compartir
Articulo anteriorPapillas para tu bebé
Artículo siguienteLos juguetes tóxicos
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Dejar una respuesta