nino-con-miedo.jpg

Encontrar el equilibrio entre la libertad precisa para el desarrollo de nuestros hijos y la prevención oportuna antes los peligros cotidianos resulta a menudo, una tarea difícil.

TEN PRESENTE CIERTAS RECOMENDACIONES:

• No se trata de corregir sentimientos, sino de las actuaciones. Cuando el comportamiento del pequeño es incorrecto, distanciarse ayuda a actuar con mayor objetividad.

• Cuando le prohibimos algo es bueno ofrecerle otras alternativas. Si no obedece y se toma a broma nuestra prohibición, significa que carecemos de suficiente autoridad sobre él; deberemos ser más convincentes por el bien del pequeño. Si se queda acobardado, tendremos que mostrarnos más suaves, sus respuestas irán marcando la pauta.

• De los fracasos también se aprende. Dejarlo actuar por iniciativa propia lo ayudará a ser autónomo e independiente.

• Los padres sobreprotectores suelen ser hijos de padres que también lo fueron. Es su manera de transmitir el cariño.

• ¿Cuáles son las consecuencias de la sobreprotección? El niño se muestra muy inseguro, porque sus padres, inconscientemente, coartan las posibilidades que tiene para independizarse.

• La figura del padre o de la madre siempre debe estar presente, para que el pequeño sepa que puede contar con ellos cuando los necesite, pero tiene que aprender a superar las dificultades por sí mismo, o al menos, debe tener la oportunidad de intentarlo.

• Transmitirle seguridad y autoestima es esencial para que, en el futuro, sea capaz de superara los contratiempos.

Dejar una respuesta