Primera parte. Te ofrecemos una serie de trucos y comentarios muy positivos que han utilizado varias mamás para el cuidado de sus bebés, en distintos aspectos

1. Invierte en una mochila portabebés.

“Comprar una buena mochila portabebés fue la mejor decisión que pude tomar. Podía llevar a mi bebé conmigo en todo momento y evitaba así que llorase. Además, me sentía mucho más próxima a él y me permitía sentirme más útil al poder ir haciendo las tareas de la casa. No es de extrañar que los estudios demuestren que los bebés africanos lloran menos que los occidentales, ya que sienten el contacto materno que tanto necesitan durante los primeros meses”.

2. Mece a tu hijo boca abajo.

“Coloca a tu bebé sobre tu brazo, con la cabeza mirando al suelo, la palma de tu mano en su pecho y sus piernas a ambos lados de tu codo. A los recién nacidos les encanta permanecer así suspendidos por la barriguita; esta posición recrea la sensación de estar en el útero materno. Si tu bebé está llorando, esta posición puede servir para calmarlo. De hecho, cuando tenía cólicos, a mi hija sólo conseguía calmarla así.”

3. Cómprale a tu pequeño unas gafas de sol

Con frecuencia, en días soleados, vemos a mamás con gafas de sol paseando en sus cochecitos a bebés con los ojos entrecerrados porque les molesta la luz intensa. Las gafas de sol tienen un propósito doble: proteger los ojos del bebé y también cuidar la piel tan delicada que hay a su alrededor. Unas gafas de sol de calidad no tienen por qué costar una fortuna, pero sí es importante que tengan el sello CE, ya que este distintivo garantiza un nivel de protección adecuado.

Dejar una respuesta