Como han cambiado las cosas, antes veíamos en las películas como los maridos paseaba por los pasillos esperando el momento en que la enfermera saliera a decirle ¡ha sido niñ@”.

Ahora es mejor, él puede entrar contigo al paritorio y sentirte acompañada, para mi desde luego fue lo mejor.

Pero de la preparación al parto no participó y si el niño es de los dos pues también le toca, no solo porque pueda conocer a lo que debemos enfrentarnos sino porque nos puede ayudar y mucho.

Tu pareja puede comprobar si realizas correctamente los ejercicios, si los haces sola deberás realizarlos frente a un espejo.

También aprenderá a relajarse y a desarrollar un ejercicio físico, aunque sea muy suave.

Juntos no os aburriréis, porque mientras realizáis las posturas para relajar y distender los músculos podéis charlar.

El momento de la gimnasia puede convertirse, por tanto, en una pausa saludable para ambos.

 

1 comentario

  1. Hola la verdad que despues de leer este articulo no se que hacer, mi hija lleva de nacida ya dos meses y 6 dias y aun no se le cae el ombligo.
    la verdad que nose que puede ser porque come muy bien esta increible de animo y va todo lo de ella muy bien.
    se le hicieron varios examenes pero todo nomral osea de tiroiede , orina, sangre, y no sale infeccion ni nada que se le parezca.
    no se y estamos con mi mujer decesperados.
    Gracias por responder

Dejar una respuesta