El plátano es una fruta de fácil aceptación para los niños: su sabor dulce y su textura la convierten en una de las aliadas de los padres para acostumbrar a los pequeños a tomar fruta, y además gracias a sus pectinas es un alimento de fácil digestión.

Principales características

-Contiene pectinas, fibra soluble y oligoelementos que utilizan las bacterias beneficiosas del intestino.
– Aporta aminoácidos, base de las proteínas, incluido el triptófano, que interviene en la regulación de la serotonina.
– Proporciona hidratos de carbono.
– Contiene vitamina B6, potasio y ácido Eólico.

Consejos para su consumo:

– El almidón de los plátanos no se digiere fácilmente, razón por la que los niños deben consumirlos maduros.
– Son buenos para el tratamiento de la diarrea y el estreñimiento, además de ayudar a eliminar el colesterol.
– Su elevado contenido en potasio ayuda a evitar los calambres musculares.
– Alimento ideal para los celíacos.
– Previene los problemas cutáneos, el asma y las enfermedades cardiovasculares.

NOTA: El plátano está recomendado en todas las edades y en especial para niños faltos de energía, con tendencia a estar tristes o con bajo ánimo, niños con problemas intestinales o sometidos a tratamientos con antibióticos y niños deportistas, por su aporte de glucosa.

Dejar una respuesta