embarazo1.jpg

Ahora, más que nunca, debes incorporar a tu dieta alimentos con un alto contenido en hierro, un mineral imprescindible para tu salud y para que tu bebé crezca sin problemas, ya que si tienes grandes carencias de hierro puedes tener un parto prematuro y tu bebé nacer con bajo peso.

A lo largo del embarazo, cada vez que el médico te manda hacer unos análisis de sangre presta mucha atención a los niveles de hemoglobina, al número de hematíes o glóbulos rojos presentes en tu sangre y a la cantidad de hierro que tienes almacenada.

Estos datos le sirven para saber si padeces una de las complicaciones más frecuentes  en las embarazadas: la anemia ferropénica, provocada por bajas reservas de hierro. En el embarazo el volumen sanguíneo aumenta un 45%, aunque en algunos casos llega al 80%-

Ten en cuenta que tu organismo tiene que crear un órgano nuevo, la placenta, repleta de vasos sanguíneos, y que al principio de la gestación tu hijo, aunque tiene un corazón que late a toda máquina, no es capaz de fabricar sus propios glóbulos rojos y tiene que aprovecharse de tu sistema circulatorio para distribuir el oxígeno por sus tejidos.

1 comentario

Dejar una respuesta