bebe

Hay muchos alimentos sanos que son buenos para los bebés, pero algunos pueden considerarse “superhéroes” de la comida y destacan porque están cargados de nutrientes esenciales, resultan baratos y son fáciles de preparar. Los garbanzos son ricos en proteínas y fibras. Y resultan económicos y versátiles. Su elevado contenido en carbohidratos y proteínas los hacen adecuados para niños y adolescentes. Por su riqueza en fibra, mantienen el intestino con buena actividad, favoreciendo el tránsito, hecho muy importante para los bebés ya que si no toman fibra, les costará más hacer caca y ésto es muy molesto para ellos porque les puede dolor la tripa.

Dado el elevado contenido en magnesio, fósforo y vitaminas del grupo B de los garbanzos, que es necesarios para el sistema muscular y nervioso, esta legumbre es adecuada en situaciones de estrés, irritabilidad, depresión nerviosa, nerviosismo y falta de sueño. También muy recomendable para bebés ya que si no duermen lo suficiente se mostrarán impertinentes. La forma más adecuada para que los bebés la consuman es en forma de  puré, previo hervido, triturado y tamizado, ya que se destruyen las fibras de celulosa, facilitándose la acción de los jugos digestivos. Además, conforme vaya tomando el bebé carne y pescado, podemos añadirlo al puré con patatas, arroz, carne, pescado,  jamón, etc lo que supondrá un aumento del valor nutritivo.
Los garbanzos no suelen ser un plato que suelan comer los niños, sin embargo, sus grandes beneficios lo hacen un alimento imprescindible en su alimentación. Por ello, un puré de garbanzos vendrá ideal para que nuestros niños se alimenten bien. Os dejamos una delicia de receta de garbanzos para que puedas preparársela a tu niño.

1 comentario

Dejar una respuesta