Si estas esperando la llegada de tu primer bebé, y tienes un perrito en tu casa, prepáralo también a él para la llegada del nuevo integrante.

Es fundamental que establezcas una relación afectuosa entre el perro y el bebé, aunque no se les debe dejar solos y sin supervisión de un adulto. Además, el perro debe estar en buenas condiciones higiénicas y de salud, responder a las órdenes de sus dueños.

Para prepararlo, puedes dejarle una toalla con el olor del bebé mientras le das algún alimento que sepas que le gusta mucho (así lo relacionará con cosas agradables). Igualmente es importante dedicar el mismo tiempo que antes a la mascota y enseñar al niño que el animal no es un juguete.

 

Dejar una respuesta