massagens1

En los pies se reflejan todos los órganos y los sistemas de nuestro organismo. Cuando caminamos o corremos, estamos estimulando todos los puntos para el buen funcionamiento de nuestros órganos en forma natural. En esa sencilla y eficaz regla se basa la reflexología podal. Esta terapia es especialmente efectiva en bebés y niños. Ellos son sumamente receptivos a la estimulación de las zonas reflejas del pie.

CONSEJOS Y PASOS A SEGUIR:

6. Siéntate justo delante de él: procura mirarlo a los ojos durante la sesión. Háblale cariñosamente, explícale a qué parte de su cuerpo corresponde la zona del pie que estás tocando y lo que conseguirás con ello. Los niños aprenden mucho más rápido de lo que pensamos y si se da cuenta de que cuando le tocas una parte determinada se siente mejor, con el tiempo puede acabar haciéndose el masaje él mismo.

7. Pon música ambiente: acompaña la sesión con una melodía suave que le ayude a relajarse.

8. No temas tocar el punto equivocado: lo único que no se debe tocar antes de pubertad son las zonas reflejas de los órganos reproductores, a no ser que haya un problema de este tipo.

9. Las sesiones deben ser de 10 a 15 minutos: es importante que el niño no se canse. A medida que vaya creciendo puedes ir aumentado la duración de las sesiones de forma gradual hasta llegar a los 40 minutos, que es el tiempo que se recomienda en un adulto.

10.La frecuencia depende del problema a tratar: si quieres aumentar las defensas de tu hijo pero no está enfermo, bastará con dos sesiones a la semana. Si se trata de un resfriado, gripe o diarrea, con dos veces al día durante tres días puede ser suficiente. Cuando el objetivo sea relajarlo, realiza la sesión en el momento concreto en que el niño esté nervioso.

Dejar una respuesta