Los tres primeros meses de gestación

Los tres primeros meses de gestación

por -
236

Durante el embarazo pueden aparecer ansiedades, las cuales producen una sintomatología física y fantasías propias. Este período se caracteriza por la presencia del estrés e inseguridad emocional. En un primer momento, no estás segura de estar gestando en tu vientre a un futuro bebé, así mismo, esta inseguridad se acrecenta con la idea de querer lo mejor para él, preocupándote de su bienestar. No obstante, si el embarazo ha sido deseado y buscado con anhelo, experimentarás una gran alegría y euforia.

El feto en el primer trimestre de gestación

Poco a poco, empiezas a tomar conciencia de los cambios que se producen en tu cuerpo y, es en estos momentos, cuando el malestar físico y el desajuste emocional, te recuerdan que realmente ya eres una mujer embarazada. Por otra parte, los vómitos, naúseas y mareos te pueden causar estrés.

Sueles padecer un síntoma que se conoce con el nombre de hipersomnio o, lo que es lo mismo, deseas dormir más de lo habitual. Ahora no son suficientes las horas de sueño que destinabas con anterioridad. La necesidad de dormir se corresponde técnicamente a una “regresión” (identificación con el feto) y, es motivada por las modificaciones hormonales y la sensación de incógnita. Es decir, como tu inconsciente no puede definir la causa de estos cambios, la solución es el intento de apartar los estímulos mediante la vía de reposo.

Un apunte curioso: son frecuentes los sueños relacionados con el vaciamiento y el hurto, correspondientes al temor ante un posible aborto. Es muy posible que disminuya la apetencia sexual, bien por malestar corporal o bien por prejuicios (temor a hacer daño al futuro bebé, estética, religión,…).

No obstante, según avanza la gestación, los mecanismos de repulsa y las ansiedades se ven atenuados por el deseo de ser madre.